American Heart Association

La AHA ha publicado las últimas actualizaciones detalladas del 2019 para los sistemas de atención y la mejora continua de la calidad, el soporte vital cardiovascular avanzado para adultos, el soporte vital básico y avanzado pediátrico, la reanimación neonatal y los primeros auxilios.

Las Actualizaciones detalladas del 2019 incluyen lo siguiente:

RCP asistida por operador telefónico de emergencias (RCP-T) para adultos

  • Los centros de atención telefónica de emergencia deben ofrecer instrucciones de RCP y capacitar a los operadores telefónicos de emergencias para que proporcionen dichas instrucciones en caso de que pacientes adultos sufran un paro cardíaco.
  • Los operadores telefónicos de emergencias deben instruir a las personas que llaman a fin de que realicen la RCP en adultos que parezcan sufrir un paro cardíaco extrahospitalario (PCEH).

Posible función de los centros de paros cardíacos (CPC)

  • Es razonable considerar un enfoque regionalizado de los cuidados posparo cardíaco que incluya el transporte de los pacientes reanimados directamente a los centros especializados de paros cardíacos cuando no se disponga de una atención posparo cardíaco integral en las instalaciones locales.

Uso de dispositivos avanzados para la vía aérea durante la RCP

  • Durante la RCP en adultos con paro cardíaco en cualquier contexto, se puede emplear la ventilación con bolsa mascarilla o una estrategia avanzada para la vía aérea.
  • En adultos con paro cardíaco extrahospitalario (PCEH), podrá usarse como vía aérea avanzada la supraglótica, en aquellos entornos que tengan una baja tasa de éxito en la intubación endotraqueal o mínimas oportunidades de entrenarse en dicha técnica..
  • En caso de PCEH, cuando se trate de entornos en los que se tengan oportunidades óptimas de capacitación en la colocación de tubos endotraqueales y altas tasas de éxito en esta técnica, se podrá usar tanto un dispositivo supraglótico como la intubación endotraqueal..
  • En el contexto intrahospitalario, el personal experto puede utilizar tanto un dispositivo supraglótico como un tubo endotraqueal..
  • Los servicios de emergencias médicas (SEM) que realizan la intubación prehospitalaria deben ofrecer un programa de mejora continua de la calidad para minimizar las complicaciones y realizar un seguimiento de las tasas generales de éxito en la colocación de los dispositivos supraglóticos y los tubos endotraqueales.

Uso de vasopresores durante la RCP: dosis estándar de adrenalina

  • La AHA recomienda administrar adrenalina a pacientes con paro cardíaco. Sobre la base de los ensayos clínicos, es razonable administrar 1 mg en intervalos de 3 a 5 minutos.

Uso de vasopresores durante la RCP: momento de administración de la adrenalina

  • Con respecto al momento de la administración, en caso de un paro cardíaco con un ritmo no desfibrilable, resulta razonable administrar la adrenalina tan pronto como sea posible.
  • Con respecto al momento de la administración, en caso de un paro cardíaco con un ritmo desfibrilable, resulta razonable administrar la adrenalina después de que los primeros intentos de desfibrilación hayan fallado.

RCP extracorpórea para adultos

  • En determinados pacientes se puede considerar el uso de la RCP extracorpórea (RCP-EC) como tratamiento de último recurso  cuando los esfuerzos de RCP convencionales fallan y en contextos en los que se pueda implementar rápidamente por parte de profesionales especializados.

RCP asistida por un operador telefónico de emergencias para PCEH pediátricos

  • La AHA recomienda que los centros de atención médica de emergencia ofrezcan instrucciones de RCP asistida por un operador telefónico de emergencias para tratar el presunto paro cardíaco pediátrico.
  • La AHA recomienda que los operadores telefónicos de emergencias proporcionen instrucciones sobre la RCP en caso de que ocurra un paro cardíaco pediátrico cuando no haya un testigo realizando la RCP en el momento.
  • No hay evidencias suficientes para formular una recomendación a favor o en contra de las instrucciones de la RCP asistida por un operador telefónico de emergencias en caso de paro cardíaco pediátrico cuando ya se esté realizando la RCP por parte de un testigo.

Uso de dispositivos avanzados para la vía aérea durante la reanimación pediátrica

  • La ventilación con bolsa mascarilla resulta razonable en comparación con las intervenciones con dispositivos avanzados para la vía aérea (intubación endotraqueal o dispositivo supraglótico) en el tratamiento de niños en paro cardíaco en contextos extrahospitalarios.

Manejo específico de la temperatura

  • Se recomienda la medición continua de la temperatura central durante el manejo específico de la temperatura.
  • En lactantes y niños de entre 24 horas y 18 años de edad que permanecen en coma tras sufrir un paro cardíaco extrahospitalario o intrahospitalario, resulta razonable utilizar un manejo específico de la temperatura de entre 32 y 34 °C, seguido de un manejo específico de la temperatura de entre 36 y 37,5 °C, o bien un manejo específico de la temperatura de entre 36 y 37,5 °C.

Administración de oxígeno para iniciar la asistencia respiratoria en recién nacidos a término o prematuros tardíos (35 semanas de gestación o más)

  • En recién nacidos a término y prematuros tardíos (35 semanas o más de gestación) que reciben asistencia respiratoria tras el parto, el uso inicial de oxígeno al 21% es razonable.
  • No debe utilizarse el oxígeno al 100% para iniciar la reanimación porque está asociado con un exceso de mortalidad.

Administración de oxígeno para iniciar la asistencia respiratoria en recién nacidos prematuros (menos de 35 semanas de gestación)

  • En los recién nacidos prematuros (menos de 35 semanas de gestación) que reciben asistencia respiratoria al nacer, puede ser razonable comenzar con un 21-30% de oxígeno y una titulación de oxígeno posterior basada en pulsioximetría.

Tratamiento del presíncope

  • Si una persona experimenta signos o síntomas de presíncope (palidez, sudoración, aturdimiento, cambios visuales y debilidad) de origen vasovagal u ortostático, la prioridad para esa persona es mantener o adoptar una posición segura, como sentarse o acostarse. Una vez que la persona se encuentre en una posición segura, puede resultarle beneficioso usar maniobras físicas de contrapresión para evitar el síncope.
  • Si un proveedor de primeros auxilios reconoce el presíncope de posible origen vasovagal u ortostático en otro individuo, resulta razonable alentar a esa persona a realizar maniobras físicas de contrapresión hasta que los síntomas desaparezcan u ocurra un síncope. Si no se produce ninguna mejoría en un lapso de 1 a 2 minutos, o si los síntomas empeoran o vuelven a ocurrir, los proveedores deberán llamar para obtener más ayuda.
  • Si no hay circunstancias atenuantes, es preferible realizar maniobras físicas de contrapresión en la parte inferior del cuerpo que en la parte superior y abdominal.
  • No se recomienda el uso de maniobras físicas de contrapresión cuando se presentan síntomas de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular junto con el presíncope.